Este año, por falta de coordinación y apoyo de las autoridades deportivas municipales, nuestra ciudad no estará presente en la Olimpiada Estatal de ajedrez que hoy inicia en la capital del estado.

Acuña ganó 7 de los 12 lugares disponibles para la zona norte en la Olimpiada regional y, en el pasado, ha ganado la mitad de los lugares de la representación estatal para el Torneo PreNacional. Es también la delegación acuñense la única que ha obtenido medallas en una Olimpiada Nacional para el estado de Coahuila.

Pero parece que no es suficiente tener ajedrecistas capaces y preparados. La olimpiada es un torneo del gobierno, organizada por las autoridades municipales y estatales para competir a nivel nacional y, eventualmente, representar a México en las justas ajedrecisticas internacionales. Se seleccionan representantes de las ciudades, de las regiones, de los estados, de las zonas y finalmente del pais con este propósito.

Pero ¿que objeto tiene convocar a estos torneos si no se les va a respaldar? Se seleccionan los mejores pero luego no se les brindan los medios para que vayan y demuestren su calidad ante sus similares de otras partes.

En esta ocasión, a nivel local, se pidió a un entrenador y ajedrecista de nuestro club de ajedrez que organizara el torneo local y luego que llevara a los muchachos a Piedras Negras al torneo regional pero, una vez aceptado el compromiso por el organizador, la dependencia de gobierno a cargo (por alguna misteriosa razón la Secretaría de Desarrollo Social fue designada para esta tarea en vez de la Comisión del Deporte) se desentendió totalmente de su compromiso con los seleccionados: no se les apoyó para el transporte y viáticos a Piedras Negras a la que los muchachos fueron con sus propios recursos.

Para la fase estatal fue lo mismo. No contestaban el teléfono en la presidencia y el encargado de apoyarlos apagó su teléfono celular. Los esfuerzos de algunos de los padres de los muchachos por rentar un camión fueron en vano. El resultado: no asistirá ningún acuñense a la fase estatal de la Olimpiada de Ajedrez.

Es por esta actitud de las autoridades es que no se figura a nivel internacional en este o cualquier otro deporte. Las convocatorias se hacen por decreto pero sin un compromiso real con los deportistas. Con que parezca que hacen es suficiente, aunque no se haga nada. Es lamentable y tenemos que buscar nosotros la manera de que la situación cambie porque por parte de ellos no vamos a tener nada.