La semana pasada tuve el gusto de acudir, una vez más, al congreso nacional de Medicina Interna. En esta oportunidad el congreso se realizó en Mérida, Yucatán, una ciudad que no conocía. Fueron 3 días de actividad académica donde se revisaron temas muy diversos, la mayoría de utilidad en la práctica de la especialidad.

También tuve la oportunidad de conocer un poco la ciudad, que es más grande de lo que me imaginaba y que, siendo una ciudad muy antigua —fue fundada en 1543— tiene muchos edificios coloniales antiguos además de, por supuesto, muchos sitios precolombinos de la cultura maya.

En esta nota quiero compartir con Ustedes algunas de fotografías que tomé de la ciudad, principalmente de noche, ya que la mayor parte del día atendí las conferencias. También tuve la oportunidad de conocer Uxmal, que se encuentra a unos 70 kms. al sur de la ciudad y que es uno de los sitios arqueológicos más importantes de la cultura maya en el área, probablemente solo superado por Chichén Itzá que se encuentra un poco más retirado hacia el oriente.

Además de la oportunidad de conocer estas maravillas de nuestro pasado y otras maravillas de nuestro presente, estas ultimas en el continuo avance de la medicina, el viaje por estas tierras es también una aventura gastronómica. Por vez primera probé los huevos Motuleños, los papadzules, el queso relleno (muy rico), el Poc Chuc y, naturalmente, la clásica cochinita pibil autóctona de esta región, entre otros platillos regionales.

Inicialmente la galería tendrá pocas fotos porque quiero seleccionar las más interesantes. Conforme las vaya revelando irán apareciendo en este artículo. Pueden hacer clic en la miniatura para ver la fotografía ampliada con mayor detalle. Espero que sean de su agrado.