A partir del primero de junio del 2009 el servicio de inmigración de los Estados Unidos de Norteamérica requerirá que los ciudadanos americanos que reingresen al país presenten, o pasaporte, o la tarjeta de cruce (passcard). Asegurese de portar o, en su caso, obtener cualquiera de estos documentos para que no tenga dificultades en el puerto de entrada cuando regrese a los Estados Unidos.